Cómo se desarrollan los bebés en la UCIN

En la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), el personal se encarga de ayudar a que se alcance un buen nivel de descanso, de estimulación y de interacción para cada bebé. Esto incluye lo siguiente:

  • Mantener niveles de luz y ruido bajos
  • Tratar a los bebés con cuidado y suavidad
  • Coordinar actividades para que los bebés descansen el mayor tiempo posible
  • Crear un entorno similar al del útero con camas acogedoras, etc.

Comunicación con los bebés de la UCIN

Hasta la más mínima incomodidad puede ocasionar estrés a los bebés de la UCIN. Le garantizamos que nos esforzamos al máximo para que su bebé esté cómodo y tenga el menor nivel de dolor posible. Si bien hacemos evaluaciones continuas para determinar el dolor, en ocasiones es difícil saber qué es lo que no anda bien, sobre todo en el caso de los bebés prematuros. Entre los comportamientos que controlamos, se incluye lo siguiente:

  • El llanto
  • Frecuencia cardíaca o presión arterial altas sin explicación aparente
  • Fruncimiento de ceño, muecas o mirada preocupada
  • Manos o pies tensos y apretados
  • Cuerpo tenso o rígido

Algunos de los dolores pueden ser tratados con medicamentos. Además, hay muchas otras cosas que mejoran la comodidad de los bebés de la UCIN, como el silencio, la luz tenue, el balanceo, las charlas relajantes, los masajes, los chupetes y las camas acogedoras. Sin embargo, aparentemente algunos bebés prefieren que los dejen solos. Esto simplemente ocurre porque ya tienen todo lo que necesitan y someterlos a más estimulaciones sería demasiado. Hable del comportamiento de su bebé con el personal de la UCIN y decida cuál es la mejor opción para calmar y brindar más comodidad a su bebé.

Dolor y medicamentos

Si su bebé ha estado tomando medicamentos para los dolores durante más de cinco o siete días, lo más probable es que vayamos reduciendo la dosis poco a poco para no perturbar el sistema del bebé. En ocasiones, suministramos los medicamentos para el dolor por vía intravenosa. Otras veces administramos los medicamentos para el dolor a través de catéteres umbilicales (un catéter diminuto que pasa a través de una vena o arteria del cordón umbilical que no tiene terminaciones nerviosas y, por lo tanto, no resulta doloroso). Además de los medicamentos para los dolores, el catéter umbilical puede transportar líquidos nutritivos. Los catéteres umbilicales también nos ayudan a medir la presión sanguínea y nos permiten tomar muestras de sangre sin causar molestias al bebé.

Nutrición y lactancia

Frecuentemente, a los bebés de la UCIN no se los puede amamantar. Queremos fomentar la alimentación de los bebés con leche materna, ya que esto mejora enormemente su sistema inmunitario y, además, les ayudará a ganar fuerza. Le ayudaremos a utilizar un sacaleche, para alimentar a su hijo por medio de un catéter umbilical. Utilizar un sacaleche ocho veces cada 24 horas, le permitirá establecer y mantener un buen suministro de leche. Le garantizamos que, tan pronto como su bebé esté listo para que usted lo amamante, les ayudaremos a ambos a conseguirlo. Amamantar es una decisión importante que debe tomar antes de que nazca su bebé. Sin embargo, el hecho de que el recién nacido tenga que estar en la UCIN hace que muchas mujeres cambien de opinión sobre el biberón y decidan amamantar. Entre los numerosos beneficios de este proceso se encuentran los siguientes:

  • La leche materna es más fácil de digerir que la fórmula para bebé
  • La leche materna ayuda a fortalecer el sistema inmunitario del bebé.
  • La leche materna puede reducir los riesgos de alergias infantiles y asma
  • En el momento de amamantar se crea un vínculo realmente especial entre usted y su bebé

Le facilitaremos recipientes y etiquetas para su leche materna y, luego la conservaremos en un refrigerador o en un congelador apropiados para que su bebé pueda consumirla. Recuerde especificar la fecha y la hora en que la leche ha sido embotellada, ya que solo se puede refrigerar de forma segura durante 48 horas. Dado que, inicialmente, el bebé se alimentará de forma intravenosa, la primera leche materna (calostro) se almacenará. El calostro es rico en anticuerpos y nutrientes, por lo tanto, ayuda a proteger al bebé de las infecciones. Después de utilizar el calostro, preferimos utilizar leche materna fresca. La forma en la que el bebé recibe esta leche dependerá de otros factores. Por ejemplo, dado que los bebés prematuros no suelen ser lo bastante fuertes como para alimentarse a través del pecho o del biberón, comenzaremos por alimentarlos con una sonda nasogástrica, es decir, un tubo pequeño y flexible que llega al estómago a través de la nariz o de la boca. En el caso de los bebés muy prematuros, es posible que no se los pueda amamantar ni dar el biberón durante muchas semanas.

La lactancia puede comenzar antes que la alimentación con el biberón, ya que es más sencillo para el bebé. Pero, generalmente, solo se harán una o dos tomas al día. Se pueden ir añadiendo más tomas a medida que el bebé gane fuerza. Si prefiere optar por el biberón, podemos ayudarle a seleccionar fórmulas y enseñarle a prepararlo antes de que usted y su bebé se vayan a casa. Si bien le facilitaremos una gran cantidad de información detallada sobre la lactancia, no dude en preguntarnos todo lo que se le ocurra. Además de las enfermeras y los médicos, tendrá a su disposición un asistente sobre lactancia.

Si necesita un referido a un obstetra/ginecólogo u otro médico de Rancho Springs Medical Center, llame a nuestro servicio gratuito de referidos médicos al 1-800-879-1020.